PRE-16 y PREA-03: Estabilizantes

PRI-18: Sellante

El PRE-16 es un estabilizante líquido, iónico y polimérico que reacciona químicamente con los suelos para mejorar su resistencia, capacidad portante y resiliencia. Ideal para suelos cohesivos, arcillosos y/o limosos. 

El Estabilizador & Endurecedor de suelos PRE-16, es una de las mejores alternativas en el mundo para mejorar la resistencia de un suelo. La fórmula de el PRE-16 es totalmente amigable con el medio ambiente, y además es seguro si entra en contacto con cuerpos de agua. Está evaluado y avalado por SIRM, en el Department of Environment Certification and Approval for Acute Toxicity Test, dónde fue sometido al examen de Toxicidad Aguda de Agua para Peces con resultados positivos. La estabilización del suelo in-situ con el PRE-16 elimina la necesidad de explotación de canteras y transporte de materiales granulares para la conformación de la estructura de la vía.

La carga aniónica del PRE-16 genera una fuerte adherencia con el PRE-18.

El PRE-16 es un estabilizante emulsificado acrílico que reacciona químicamente con los suelos para mejorar su resistencia, capacidad portante y resiliencia. Ideal para aplicaciones en no-cohesivos / baja plasticidad, suelos arenosos y/o limosos de baja plasticidad. 

El Estabilizador & Endurecedor de suelos PREA-03, es una de las mejores alternativas en el mundo para mejorar la resistencia de un suelo. La fórmula de el PRE-16 es totalmente amigable con el medio ambiente. La estabilización del suelo in-situ con el PREA-03 elimina la necesidad de explotación de canteras y transporte de materiales granulares para la conformación de la estructura de la vía.

La carga aniónica del PREA-03 genera una fuerte adherencia con el PRE-18.

El PRI-18  es un producto amigable con el medio ambiente para impermeabilizar los suelos estabilizados. Tiene una fácil aplicación en frío totalmente versátil, ideal para la comodidad de los constructores. El PRI-18 es manufacturado con tecnologías verdes que protegen las vías de la penetración del agua y la erosión.

Su composición polimérica le da a la vía una capa de rodadura supremamente resistente e impermeable. Además su alta adherencia a los materiales granulares genera vías seguras, libres de polvo y pantano.

La carga catiónica del PRI-18 le permite tener una adherencia electroquímica extremadamente resistente con el suelo estabilizado (aniónico).